miércoles, 27 de febrero de 2008

A VUELTAS CON "LA LLUVIA MUERTA"



¡Tengo entre las manos, por fin, un ejemplar de "La lluvia muerta", traducido por mi de la lengua catalana, en función del acuerdo que tengo contraído con el Grupo Z (ediciones B.) de publicar toda la narrativa que tengo editada en catalán para ser traducida al castellano. "La pluja morta" apareció por primera vez en 1966. Este ejemplar ha sido revisado y re-revisado por mí, -es sabido con que cuidado miro y remiro mis textos, que alguien dirá, tal vez, maniático, paranoico, etc...- en busca de cualquier errata maldita... Este ejemplar de "la lluvia muerta" habría quedado perfecto, para mi (¡hay que ver lo bonito que es el libro, con su preciosa portada que alguien, con gusto, ha sabido elegir!) Lástima de unas equivocaciones en la contraportada... En efecto, leemos correctamente el primer párrafo que termina diciendo "...de 1936 a 1939" Y sigue: "El valeroso Bernat..." (el protagonista ni se describe como "valeroso", ni se llama "Bernat", sino Bernet). Y sigue: "Los milicianos..." se refiere a los "miliciens", siempre escrito en cursiva en el libro, pues se trata de "miliciens" de lengua francesa (son fascistas franceses) "...le tienden una trampa". (A "Bermat" (?)) "Bernat" (sic) "...consigue eludir la emboscada de sus compañeros" (re sic) ¡Y dejémoslo ya! En suma: todo el mundo puede equivocarse, pues sabemos lo difícil e intrincado que es cuanto se refiere a los libros y su manipulación... Nada podemos hacer ya en este caso... Afortunadamente, siempre hay una próxima vez en este oficio nuestro... Lo haremos mejor otra vez. Como no... El autor y sus compañeros de trabajo siempre están dispuestos a lo que sea, para que las cosas salgan bien al servicio del lector... ¡Quien dijo miedo, qué caramba! ¡Viva "La lluvia muerta!"

Víctor Mora - Febrero del 2008





















2 comentarios:

Ebravor dijo...

No es infrecuente encontrar "gazapos" en las transcripciones de una obra literaria, en este caso de una novela. Pero una cosa son gazapos y otra lo que Víctor nos señala. No se explica que haya palabras añadidas (como "valeroso") o cambiadas como "miliciens". Pueden equivocar al lector al interpretar lo que el autor quiso en realidad decir. Espero que la próxima vez el o los encargados de la transcripción pongan más atención en su trabajo.

Manuel dijo...

Querido amigo Víctor:

Adquirí "La lluvia muerta" la semana pasada y está en espera de ser leído por mí en mi lengua natal, aunque dispongo de dos ejemplares de la edición de La Busca en catalán -uno de ellos, regalado por ti, por cierto- que, por desgracia, tampoco he podido leer... ¡Son tantos los libros que están en lista de espera! No obstante, hace unos días finalicé "El parc del terror", libro juvenil que disfruté como si tuviera 16 años ¡aunque tengo más del doble! La ingenuidad que irradia y que tanto me hace recordar a tu obra más famosa de cómic, "El capitán Trueno", la hace sumamente encantadora. Tengo la intención de iniciar "La dama de la gàbia de ferro" tras finalizar uno que tengo ahora en ciernes: "La venganza de Gilead", de fantasía... A ver si me pongo.
El descubrimiento de tu blog me ha dado la excelente oportunidad de contactar contigo más rápido que como lo estaba haciendo hasta ahora -por carta desde hace ya ¡doce años!-, así que desde ya me tienes aquí dándote un poco la lata con mis comentarios, que te aseguro serán bastantes.
Aprovecho, gracias al descubrimiento de esta fantástica herramienta, de darte mi más sincero pésame por la muerte de tu amigo Francesc Candel, cuyo fallecimiento me enteré hace bien poco, cuando curioseé la página de la Fundació hace escasos días... Sé que esta pérdida te ha afectado mucho, y tienes todo mi apoyo y cariño. Víctor, recuerda que tras la pantalla tienes un montón de amigos que desean de corazón que continúes con nosotros, al pie del cañón, luchando valerosamente como lo haría Trueno... ¡Continúa haciéndonos soñar, Víctor! ¡Sigue haciéndonos pensar con tus maravillosos libros! Soy plenamente consciente de tus problemas de salud, como tantos amigos que han podido conocerte en persona, y debo decir que me preocupo y me intereso por tu situación, como amigo tuyo que me considero a pesar de la distancia -que no obstante, no es mucha-, de ahí que desee que, dentro de lo que cabe, sigas guiándonos por la senda del bien a todos los que te admiramos, porque, sinceramente, te necesitamos.
Un beso muy grande para Armonía, gran mujer y sin duda fantástica compañera.
No leemos, querido amigo.

Manuel Collado.